Emprender: El Secreto del Éxito para los Jóvenes - Parte I

27/2/2018
Emprendimiento

Emprender: El Secreto del Éxito para los Jóvenes - Parte I

Para muchos jóvenes, el emprendimiento se ha convertido en una gran alternativa para afrontar la falta de oportunidades de empleo y también para vivir de lo que les apasiona hacer.  Cada vez son más los jóvenes egresados de centros de estudios que desean iniciar su propio negocio.  Sin embargo, la experiencia ha demostrado que hace falta mejorar la formación para potenciar las posibilidades de éxito a la hora de emprender un negocio.  Se requiere la fuerza impulsora del espíritu emprendedor que da inicio a todo así como los conocimientos, habilidades y actitudes necesarias para tomar con determinación la decisión de convertirse en un empresario.

Todo inicia con el espíritu emprendedor.  Desde mi experiencia no existe un emprendedor que no sea un soñador, alguien con el deseo de lograr algo que lo llene de satisfacción y motivación para seguir adelante.  En el caso de los jóvenes, muchos tienen el sueño de establecer su propio negocio, cuentan con el ímpetu e iniciativa suficientes para tomar riesgos en pos de echar a andar sus ideas y convertirlas en una aventura empresarial.  Tratar de definir las características del espíritu emprendedor se torna difícil puesto que son diversas las perspectivas desde las que se pueden visualizar las mismas.  Sin embargo, a continuación mencionaré algunas que considero son de las más importantes:

  • ‍Entusiasmo y pasión. El entusiasmo es la llave que desencadena todo, produce exaltación de ánimo, sumo interés en lograr algo que lleva a poner en ello mucho esfuerzo y empeño; se dice que una persona entusiasta en guiada por su fuerza y sabiduría interna, capaz de hacer que las cosas ocurran.  La pasión por su parte enciende todo nuestro ser; espíritu, alma y cuerpo; generando una emoción o sentimiento muy intenso por lo que hacemos o deseamos lograr. Por lo tanto, el verdadero emprendedor debe estar entusiasmado y apasionado por lo que quiere lograr.
  • Creatividad e Innovación.  Pareciera ser que en el mercado ya hay de todo para todos, se requiere creatividad para generar ideas o conceptos nuevos para crear productos, servicios o soluciones originales que satisfagan las necesidades de un modo diferente y con ello encontrar oportunidad de negocio. La innovación a la par de la creatividad, introduce modificaciones, novedades, mejoras o renovación de algo ya existente para diferenciarlo y/o hacerlo más útil.  Un emprendedor, entonces, debe enfocarse en diferenciarse, en producir algo que agregue o cree valor, para su mercado potencial. 
  • Ambición y Ética.  Un emprendedor debe tener ambición.  La ambición, entendida como un deseo intenso de conseguir o lograr algo, particularmente riqueza, nos mueve día a día por superarnos y lograr nuestros objetivos con determinación, esfuerzo y dedicación.  No debe confundirse la ambición con la avaricia.  El balance lo establece la Ética.  En los negocios como en otro tipo de relación humana, la ética es indispensable.  Para un emprendedor el comportamiento moralmente correcto, marcará desde sus inicios el destino que él mismo y su negocio han de tener.
  • Concentración y liderazgo.  Quien no sabe a dónde va, ya llegó.  Concentrarse significa fijar el pensamiento en algo, evitando distracciones o desviaciones.  Un emprendedor debe evitar el pensamiento disperso; hoy va por aquí, mañana por allá; puesto que eso no le permitirá enfocarse en algo concreto y dar los pasos necesarios en función de ello.  El liderazgo se dice que es la capacidad de ejercer influencia sobre las personas para que trabajen en un objetivo determinado en forma voluntaria y entusiasta.  El emprendedor debe aprender primero a liderarse a sí mismo.  Es decir, a auto influenciarse y conducirse en pos del logro de sus objetivos y metas.  Luego, seguramente, encontrará personas que se identifiquen con él y que le quieran seguir.

Indudablemente, hay otras características importantes que el espíritu emprendedor reúne como la disposición a aprender, seguridad en sí mismo, capacidad para solucionar problemas, etc.  Sin embargo, en forma esencial, puedo concluir que lo primero con lo que un joven debe contar es con un verdadero espíritu emprendedor.

En mi siguiente artículo (la pate II) estaré compartiendo los conocimientos, habilidades y actitudes que se deben adquirir para llevar a buen término un emprendimiento exitoso.

David Diéguez

Socio Director en Kon-Tacto Empresarial, S. A.  Dieciocho años de experiencia como consultor empresarial, conferencista e instructor.  Áreas de desarrollo: Ventas, Atención y Servicio al Cliente, Soft Skills, Desarrollo Humano, Negociación, entre otras.  Conferencista para diversas Cámaras y Gremiales empresariales en Guatemala.  Ha desarrollado cientos de programas de formación y capacitación en: Bancos, Cooperativas de Ahorro y Crédito, Empresas Industriales y Comerciales, Fundaciones, Asociaciones, ONGs, Entidades del Sector Público, entre otras.

Te podrían interesar...

Estemos en contacto

Thank you! Your submission has been received!

Oops! Something went wrong while submitting the form